Beachy Head desde Eastbourne

23 de agosto de 2014
Eastbourne, Sur de Inglaterra

Poco después de las 10 hora británica. Escribo estas mismas letras mientras recorro en bus el “seafront” -largo paseo marítimo-  de Brighton, ciudad costera del Sur de Inglaterra. Me dirijo a Eastbourne, aproximadamente a una hora en bus del lugar del que me encuentro. El objetivo es llegar desde el malogrado Pier de Eastbourne hasta los acantilados de “Beachy Head”, y disfrutar de las vistas a su singular faro.

Playa y Pier de Eastbourne
Playa y Pier de Eastbourne

Hace unas semanas estuve paseando por esta tranquila ciudad inglesa, situada en el condado de Sussex Oriental. Lo poquito que vi me encantó. Ahora la idea es bordear acantilados para llegar hasta el singular faro de Beachy Head. Tengo controlada la parada del bus donde tengo que bajar. Atravesando una concurrida calle comercial llego al “Pier” donde se sitúa mi punto de partida. Del recorrido tan solo sé lo que he visto con el Google Earth, a priori no debe de haber demasiada dificultad para orientarse, pues parecen caminos bien marcados. Como es sábado el largo paseo marítimo de Eastbourne esta muy concurrido. Me alejo del centro de la ciudad y decido dejar el paseo para tomar la carretera que poco a poco va ganando altura. La ciudad termina y comienza el verde campo inglés.

La ciudad queda atrás y comienza el gran verde
La ciudad queda atrás y comienza el gran verde

El recorrido está muy bien señalizado. Un par de paneles con mapas me muestran que cabe la posibilidad de hacer el paseo circular. Fantástico, pues pensaba que la ida y vuelta serían por el mismo sitio.

Colores del verano ingles
Colores del verano ingles

El camino comienza con una fuerte subida, la única destacable del recorrido. Enseguida -mirando hacia atras-, se disfruta de unas magníficas vistas de Eastbourne. Casi sin darme cuenta y escogiendo bifurcaciones por pura intuición acabo llegando a lo que parece un centro de interpretación del enclave y faro de Beachy Head.

The way
The way

Aquí los acantilados están muy concurridos, pues se puede llegar en coche y autobús. No obstante el gentío no resta magnificencia al enclave.

Acantilados junto al faro
Acantilados junto al faro

Por fin me asomo y… Ahí está, el faro, tan elegante. Tiene la singularidad de que se encuentra abajo del acantilado, se muestra emergiendo del agua cuando lo normal sería que estuviera situado sobre el punto más alto. Avanzo buscando distintos ángulos para fotografiar esta singular construcción.

El faro mide 43 metros de alto y comenzó a funcionar en octubre de 1902. En la actualidad ya no cumple su función de guía para las naves marinas.

Faro de Beachy Head
Faro de Beachy Head

Las nubes, el verde de la hierba, el turquesa del mar en el Canal de la Mancha y, sobre todo, el rojo y blanco con el que está pintado el faro hacen que me entusiasme con las fotos.

Detalle del faro
Detalle del faro

Busco un sitio para comer. Me siento frente al mar y le doy cuenta a los bocadillos de queso. Me relajo viendo pasar los barcos. Teorizo sobre la posibilidad de que en un día claro se pueda divisar Francia desde este punto. Incluso tengo tiempo de leer unos cuantos capítulos de la novela histórica “Al-Azraq, el Blau”, de Just Sellés.

Tiempo de lectura
Tiempo de lectura

También pienso sobre un detalle que he advertido, hay muchas cruces con flores junto a los acantilados, este es un sitio que escogen algunos ingleses desesperados para poner fin a su vida. Aproximadamente, unas 20 personas se lanzan desde lo más alto de Beachy Head cada año para acabar con sus vidas, una costumbre que data del siglo XVII. No obstante se trata del promontorio calizo más alto de la costa de Gran Bretaña, llegando a los 162 metros sobre el nivel del mar.

Cruz y faro
Cruz y faro

Lo dicho. Estoy dispuesto a hacer el camino de vuelta por otro sendero que va más pegado a los acantilados. Para ello bajo por una amplia senda de hierba que me hace perder mucha altura en cuestión de minutos. Distingo otra senda que me da la impresión de que llega hasta una playa cercana al faro que he visto en alguna postal. No me lo pienso y me meto por ella.

Perdiendo altura
Perdiendo altura

Efectivamente me lleva hasta el nivel del mar, el último salto lo salva con una empinada escalera de madera. Camino entre enormes bolos calizos desprendidos de las paredes del acantilado. Finalmente llego a la playa. El enclave es espectacular, sin duda el mejor sitio del paseo. Grandioso.

 

Faro de Beachy Head desde la playa
Faro de Beachy Head desde la playa

Como no podía ser de otra manera en Inglaterra, aparece la lluvia. Apenas unas gotas pero me obligan a ponerme el chubasquero. En unos minutos me planto en Eastbourne.

 

Camino de Eastbourne
Camino de Eastbourne

Esta vez vuelvo por el “seafront”, el paseo marítimo. Aquí la temperatura es más alta, vuelve a pegar la manga corta. Sin problema encuentro la parada del bus de Brighton. Llega el 12A, y desde la segunda planta del autobús termino esta crónica. Un lujo de paseo por el Sur, esta vez el Sur de Inglaterra.

2 Comments

  1. 3/18/2015
    Reply

    Muy buenas Jordi. Mi enhorabuena por muchos motivos, primero por este cambio de imagen al blog. Se te ha quedado muy bien. Segundo por volver a escribir cosas en él. Ya había pasado demasiado tiempo desde la última vez. Y tercero, por haber encontrado una nueva ilusión que te impulse para vivir y disfrutar de las cosas buenas. La vida es caprichosa y todo cambia en cuestión de segundos. Lo importante y decisivo es saber adaptarse y disfrutar con las cartas que nos hayan tocado en cada momento de la partida. Las tuyas parecen buenas 😉

  2. Israel
    3/18/2015
    Reply

    Es un lloc interessant, es nota el canvi de la costa mes tranquil·la del Canal al dels Penyasegats de Moher a la nostra costa atlàntica, però també es veu mol clar com els anglessos cuiden mes tot el que envolta aquets paratges naturals… Els irlandesos son un desastre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *